Llegan nuevos procedimientos catastrales

Paula Medina

Directora técnica de Grupo 63

En el contexto actual de reforma de la Ley Hipotecaria y del texto refundido de la Ley de Catastro Inmobiliario -cuyo objetivo es lograr una mejor coordinación entre Catastro y Registro de la Propiedad-, hay que traer a colación la sentencia del Tribunal Supremo de 30 de mayo de 2014, desestimatoria del Recurso de Casación en Interés de Ley, planteado por la Administración.

     En ella se concluye que no es posible calificar catastralmente como urbanos los terrenos que, aunque son urbanizables e incluso están sectorizados, no tienen un instrumento de planeamiento aprobado; y que en consecuencia, a efectos catastrales, estos terrenos siguen teniendo la consideración de suelos de naturaleza rústica y deben valorarse como tales y, por supuesto, con un valor catastral muy inferior al de los bienes inmuebles urbanos.